Otros artículos
En su línea de entuertos, la campaña de los tres principios también ha tenido dos finales.

 En capítulos anteriores:

(Dadas estas alturas, es imprescindible conocer todo el pasado para poder seguri el argumento del culebrón).


 

La campaña de financiación colectiva del HQ25 de Gamezone en Lánzanos, anunciada desde hace mes y medio para finalizar el pasado domingo, tuvo una inesperada prórroga del negocio durante tres días (La excusa ha sido "terminar de procesar todos los cobros y al parecer es más sencillo hacerlo antes de cerrar la campaña"). El anuncio de ampliación de plazo se hizo apenas a una hora de su cierre previsto. Finalmente la campaña ha finalizado 72 horas después, el miércoles 12 de febrero. La recaudación se aproxima a los 679.000 €, con un grueso de 5.300 juegos y otros añadidos que debe producir ahora Gamezone.

Respecto la situación del juego de mesa en sí (lo que más nos importa como amantes del verdadero HeroQuest) no hay nada nuevo que añadir, tras toda la campaña de financiación. El proyecto de Gamezone se mantiene como una versión apócrifa, un sucedáneo no-autorizado en provecho de la fama y la nostalgia del original HeroQuest de Stephen Baker. La campaña de financiación ha discurrido permanentemente en la ya consabida frontera de la medida indefinición, sin dar todos los detalles necesarios y compaginando las denominaciones de 25º aniversario, de edición conmemorativa, u de homenaje, mientras a la vez se decía caso de necesidad que era un producto nuevo. Nos preguntamos cuánta gente ha llegado al proyecto creyendo que se trata de un relanzamiento ofcicial o autorizado del recordado clásico - Lánzanos no ha hecho nada para remediarlo e informar más correctamente a sus usuarios, más bien al contrario (con publicidad y proclamas animosas desde su Twitter). Sin duda hay también mucha gente con ganas de que el juego salga en cualquier condición.

La campaña de financiación durante más de un mes ha seguido un camino previsible. Gamezone ha ido mostrando buenas ilustraciones y diseños a futuro, mientras el poder de HeroQuest iba convocando mecenas por sí solo. Con los característicos sucesos, aciertos y errores de una campaña de financiación colectiva, ésta no ha estado exenta de sus particulares anécdotas: Aparentes improvisaciones, informaciones por canales no oficiales, retrasos en la comunicación, actualizaciones apresuradas (desde el teléfono), encuestas de opinión y recompensas repetidas, componentes olvidados y arqueros reencontrados, diseños que serán diferentes a lo mostrado, contradicciones solventadas sobre la marcha, estancamiento de ideas y recompensas justo en el final de campaña...  Tras todo lo recorrido y ante un proyecto de esta envergadura no creemos que Gamezone vaya alfombrado de confianza su camino (Pero el poder de atracción de HeroQuest es fuerte). Claro que ojalá su único problema fuesen las dificultades de gestión de una campaña de mecenazgo de este calibre.

Si algo ha demostrado postiviamente Gamezone es que la empresa sabe diseñar miniaturas. Poco más.

Los juegos también tienen autores

A día de hoy Gamezone sigue sin poner nombre a las personas que estén detrás del diseño y desarrollo (seguramente sería mejor decir adaptación) de las reglas de su juego. Se desconoce el estado de su labor pero la versión beta de las instrucciones se anuncia para principios de otoño de 2014.

Beta pública de las reglas

 

SEPTIEMBRE-OCTUBRE

Queremos que todo sea perfecto en esta edición 25º aniversario, desde las miniaturas a la escenografía, las ilustraciones y, por supuesto, también el reglamento. Nos hemos puesto de plazo hasta Agosto para terminar de refinar las reglas de HeroQuest Classic [sic], y aunque estamos contando con la inestimable colaboración de varios grupos para su testeo, creemos que este es otro de los puntos en los que nuestra increíble comunidad de jugadores puede marcar la diferencia. Por eso, esperamos contar con vuestra ayuda antes de enviar los libretos a imprenta para que juntos le demos un último repaso a todo.

En sus actualizaciones de campaña Gamezone ha ido dando atisbos de ideas por concretar para retos y mecánicas para su juego (o dorsos de cartas sin mostar texto alguno), siempre en todo caso dando por hecho el contexto de  las reglas, aventuras y mecanismos conocidos del HeroQuest original. Se ha llegado incluso a solicitar ayuda de la comunidad de mecenas, dejando en suspenso por ahora un asunto que debería ser crucial. Todo el proyecto parece fundamentarse en las miniaturas y la escenografía - Los componentes antes que el sistema.

¿Por qué hay miniaturas de vampiros o diosas africanas* en el HQ25 de Gamezone? Probablemente porque saben hacerlas muy bonitas. Como final anunciado de campaña hicieron su aparición los hechiceros Morcar y Zargon (o al menos sus siluetas). Son nombres propios referentes del HeroQuest de Stephen Baker oiginal, introducidos ahora como homenaje, es de suponer.

*Nota: Gamezone ha introducido de forma artificiosa una miniatura referencia al personaje de She (Ella). Ayesha, Ella la que debe ser obedecida, es un personaje creado por de H. Rider Haggard en una serie de novelas de aventuras y fantasía en la época de exploración victoriana de África, en la línea de su saga literaria con el aventurero Allan Quatermain como protagonista (Las Minas del Rey Salomón, etc.).

Debe ser momento de repetirlo, pues ya lo hemos dicho anteriormente: La pericia de Gamezone con las miniaturas podría haber supuesto una magnífica oportunidad para desarrollar desde el principio un proyecto propio emocionante. Con un juego nuevo. Un juego de mesa original. Con la temática que se desease. Con reglas propias. Con magníficos componentes. Con autores de juego españoles, o internacionales, como responsables. Con todos los derechos y la legitimiad de una obra de creación genuina. Pero para hacer un juego de mesa -que en teoría es de lo que se trata (no un set de figuras a buen precio)- lo centrall precisamente es diseñar sus reglas, la concepción del juego en sí. Gamezone no está interesada en eso, es mucho más facil tirar de flagio y teñirlo de homenaje (No en vano Gamezone tiene a su disposición para homenajear las instrucciones de Stephen Baker y un montón de reglas añadidas y retos diseñados por la comunidad que adora el HeroQuest original y lo ha mantenido en juego estos años). Además el título de HeroQuest pone el negocio muy fácil. Y llegados ahí, a Gamezone tampoco le ha interesado una legítima reedición autorizada del juego original por desgracia.

 

Nos decía al respecto un importante editor profesional de juegos de mesa alemán que las dificultades en la protección legislativa y jurídica de los juegos de mesa, aunque se va avanzando en esa materia, se compensa en la práctica con el savoir faire y la cordialidad entre compañías del mercado lúdico en Alemania. El buen ambiente de respeto y corrección en la competencia y las relaciones, implicando a los autores y creadores de juegos, ha sido uno de los pilares en la bonanza histórica de la industria lúdica alemana. La situación beneficia a todas las partes y la llegada de un aprovechado tiburón (3) sufriría el escarnio público y una imposibilidad de facto para operar, pese a que existen juegos de ventas millonarias y no es seguro que no se pudiera encontrar el hueco para copiarlos escurriéndose legalmente. Es impensable que una editora alemana intente competir en el mercado, ante la crítica y frente al público, con un flagio de características similares a las que nos ocupan. Con procederes editoriales de esa índole la estabilidad de todo el sector estaría en juego.

 

Se ha acabado solo un capítulo más del culebrón Gamezone con la campaña de financiación en Lánzanos. Atendiendo exclusivamente a su recaudación (que debería haber llegado muchísimo más lejos si todo hubiese comenzado correctamente hace meses y el proyecto hubiese contado con el apoyo de la comunidad lúdica nacional e internacional), ahora podríamos estar celebrando todo un hito para los juegos de mesa. Pero no es así por muchos moitivos.

 


 

Estas semanas atrás la compañía Questron (dirigida por Daniel Meléndez, con el estudio MKultra que dijo adiós) presentaba su edición en castellano del juego de rol Paranoia, diseñado por Daniel Seth Gelber, Greg Costikyan, Eric Goldberg & Ken Rolston. Para ello Questron colgaba el 24 de enero un vídeo en su Facebook acompañado sutilmente del siguiente texto:

Nosotros cuando sacamos algo, lo hacemos con todos los derechos compraos ;^)
(tooooooma!)

Y se firma con un comentario más:

Editorial "Los Comisionistas" ^^'''' 

 

Gamezone escribe en su última actualización tras el fin de campaña en Lánzanos: "creemos que podemos lograrlo".

Continuará...
 

¡Nos jugamos!

 

P.D.: De los cobros indebidos ocurridos a algún usuario allá por tiempos del Kickstarter en la web de Gamezone (la misma que deberán manejar ahora los mecenas de Lánzanos), no hay noticias de solución.

Jugamos Tod@s

You have no rights to post comments

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras
EDITORIALES de JUEGOS colaboradoras