Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

En los medios

El robot no lo era tanto, pero jugaba al Ajedrez.

El falso autómata fue creado por Wolfgang von Kempelen en 1769 y con él consiguió ganarse la vida por diversos países y cortes del mundo. Al invento no le faltaba el ingenio, con imanes, falsos engranajes y espejos para ocultar una persona en su interior; tanto que consiguió mantener el engaño durante décadas y siendo incluso imitado.

En El Confidencial repasan su historia:  El secreto del Turco: el autómata que ganó al ajedrez a Napoleón y fascinó al mundo (3 diciembre 2020), por Daniel Arjona.

(...) hay más que suficiente para sospechar la presencia de un hombre dentro. Unos pocos pasos más, imperceptibles, nos llevarán por fin al resultado.
          Edgard Alan Poe (El jugador de ajedrez de Maelzel, 1836)

El maestro de Ajedrez, seguramente de baja estatura, que en realidad jugaba desde las entrañas del Turco, no ha pasado a la historia.


¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras