Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

Noticias
Son cosas que más o menos conocemos, pero que se toleran sin hacer demasiado por impedirlo. Una noticia del periódico británico The Guardian revela las condiciones de trabajo esclavistas en las fábricas de juguetes de China.
 
The Guardian

 

The Guardian informa de la investigación en factorías chinas en Shenzhen y Dongguan donde se fabrican productos de Mattel, Disney o de Lego, entre otras marcas, que se venden en todo el mundo. Para estas fechas navideñas la producción made in China debe acelerarse y la investigación se llevó a cabo durante tres semanas de verano de 2011 durante el periodo de mayor productividad.

Las fábricas sólo reciben una mínima fracción del precio de venta final de lo que producen. Se fabrica muy barato y se acaba vendiendo mucho más caro en las tiendas occidentales y de todo el globo.

Las condiciones de trabajo de las factorías chinas incluyen jornadas semanales de hasta 140 horas (el límte legal es de 36) con más de 100 horas extras, retraso en lo pagos a los trabajadores, manejo de máquinas espedcializada sin preparación, ausencia de medidas de seguridad (con maquinaria y productos químicos), obligación de trabajar en silencio, duchas y dormitorios comunales (20 metros cuadrados para 10 personas) en las mismas fábricas donde apenas dormir unas horas al día (separando a padres y madres de su familia durante meses), aseos cerrados por la noche hasta la mañana desde las 22:00 (caso de necesidad los trabajdores deben salir a vertederos de basura en la calle), e incluso sanciones por ir al aseo sin permiso expreso durante el tiempo de trabajo. Jornadas de 8 a 22 horas seis días a la semana, y si hay picos de trabajo, sin día de descanso tampoco. Todo esto por 130 € al mes como sueldo básico, que puede llegar a 235 € con las máximas horas extras.

Se ponen como ejemplos a dos trabajadoras que han atestiguado sus experiencias, bajo nombres falsos, detallando sus historias familiares personales en condiciones de trabajo impensables para nosotros.

Las fábricas investigadas tienen certificaciones de buenas prácticas aprobadas por la International Council of Toy Industries, pero la asociación Students & Scholars Against Corporate Misbehaviour (Sacom - contra el mal comportamiento de las corporaciones), responsable de la investigación, denuncia que ese organismo permite escandalosas violaciones de los derechos humanos en fábricas supuestamente certificadas.

Las marcas jugueteras internacionales implicadas han contestado con comunicados similares, alegando su desconocimiento, que se toman muy en serio el informe y que exigirán explicaciones a sus productores chinos.

La fábrica china Hung Hing ha respondido con una carta, firmada por el general manager Dennis Wong, en la que se admite que se piden hasta 92 horas extras a sus empleados en julio y agosto pero que no hay penalización para quienes lo rechazan. Achaca los retrasos en los pagos a la dificultad de gestionar los papeleos de más de 8.000 trabajadores y que es una práctica empresarial habitual. Afirma que sí se imparten cursos de preparación y de prevención de riesgos laborales.

Y que tener los aseos abiertos más tarde las 22:00 es un gasto de agua inutil. Las personas empeleadas que duermen en la fábrica tiene bidones con agua a su disposición.

 

La deslocalización empresarial busca horizontes más baratos. Los mercados y las agencias de calificación tan en boga estos tiempos, aconsejan sin pudor inveritr dinero en según qué empresas y lugares, sin atender a los derechos humanos o al destino real de las inversiones. Sólo se tienen en cuenta los beneficios y no las consecuencias.

 


 

Alemania tiene una asentada industria de fabricación y producción de juegos de mesa con condiciones de trabajo y calidad de primera.

Pero sobre todo fuera de Alemania, con marcas estadounidenses, holandesas, francesas, italianas o hasta españolas, son muchos los juegos de mesa y componentes de juegos que se importan de China. ¿Tenemos que preocuparnos?

 

¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras